6/4/07

DUBLÍN, DÍA 1 (02/03/2007)


Guinness taste: So bitter.


Llueve en Dublín. Es lo más normal, pero aún así uno siente que no es justo, que por estar de visita se merece el Sol mucho más que los dublineses. Valeria, David y yo nos apiñamos en el exterior del aeropuerto junto a otras 30 personas en busca de una zona seca y confortable que no existe... ¡un simple entrenamiento de lo que nos esperaba!
Para realizar el trayecto Dublín-aeropuerto tenemos dos opciones: autobús (6-7 €) o taxi (20-25 € hasta/desde el centro de la ciudad). Nosotros contábamos con el Dublin Pass, un bono prepago de muchos de los monumentos y atracciones de Dublín, y que, además, incluye un viaje aeropuerto-ciudad. La pregunta evidente es... ¿Este bono es rentable? La respuesta, queridos amigo, al final del viaje.
El autobús de lujo[1] nos deja en media hora en el centro de Dublín, en la calle O’Connell, la más importante de la ciudad. Rápidamente buscamos el hotel, situado muy cerca del centro, en Gardiner Street[2]. Esta calle contiene el 98% de todos los hostales y albergues de Dublín, así que es el mejor sitio para empezar a buscar alojamiento si no tenéis nada reservado.

Nosotros nos hospedamos en el Avondale B+B. Antiguo, pequeño, con televisión y con los baños compartidos (al menos teníamos ducha individual). Nuestra habitación triple estaba en el sótano y presentaba claros indicios de ser usada como trastero hasta nuestra llegada: por lo visto los irlandeses le dan una gran importancia a tener buenas vistas y claro, desde la nuestra solo veíamos varias cajas y el subsuelo[3].

Este primer día lo dedicamos a dar una vuelta por la ciudad para conocer el entorno dublinés y, sobre todo, los típicos bares irlandeses. Esto podría tomarse como un síntoma claro de alcoholismo, pero nos vimos arrastrados a hacerlo por la primera manía dublinesa: todos los monumentos y museos cierran a las 17:00, dejándote sin nada turístico que hacer a mitad de la tarde.

Los bares irlandeses tienen siempre la misma “pinta”: en todos hay televisiones enormes donde se ve rugby o fútbol galéico[4], la mayoría tienen más de un piso y siempre con innumerables habitaciones, casi todos los días hay actuaciones de música celta en directo, en casi todos puedes pedir comida (9-11 €, dependiendo del sitio) y, por supuesto, todo el mundo tiene siempre una pinta en la mano.


Y hablando de pintas: las cervezas más típicas son la Guinness (negra, amarga y la más clásica entre las clásicas, todo un icono de Dublín), la Harp y la Murphy’s (claras, un poco tostadas, bastante suaves) y la Bulmes (no os dejéis engañar... ¡Realmente es sidra! Avisados estáis). Dato importante: el precio de la pinta oscila ente 4 y 5 euros.

Durante la tarde-noche visitamos cuatro bares y fuimos haciendo nuestro cuerpo a la Guinness. Reconozco que nunca me ha gustado la cerveza negra pero... ¡Estábamos en Dublín! Así que no quedaba más remedio que aprovechar y tomar tooooodas las Guinness posibles aunque el paladar diera muestras de no estar de acuerdo.


Y por supuesto la primera pinta está demasiado amarga. Yo no desistí y continúe tomando Guinness. Valeria decidió pasarse a las cervezas claras el resto de la noche y David fue el mártir que probó la Bulmes, volviendo después junto a mí al “lado oscuro” de la Guinness. Y los dos sabíamos que era cuestión de tiempo que Valeria se nos uniera...
La noche transcurría entre pinta y pinta, canción y canción. Y nos dimos cuenta de que, en todos los bares, había una melodía que era especial. Cuando sonaban los primeros acordes todo el mundo se giraba hacia los músicos del local, todos elevaban su pinta, todos cantaban a la vez, emocionados, ese himno dublinés que es "Molly Malone". Molly era una joven que se paseaba por el Dublín del siglo XVII vendiendo mejillones y que murió en plena calle sin que nadie pudiera ayudarla. Su historia pasó a ser leyenda y en 1880 James Yorkston compuso la canción que cuenta su historia, la canción que todo dublinés conoce.


Tras este primer contacto con la ciudad, sus gentes y sus costumbres regresamos al hotel, ya que al día siguiente tocaba hacer turismo y esperábamos un día tan gris y nublado como el que ahora dejábamos de lado.


DUBLÍNDía 2 (03/03/07)

[1] Asientos de cuero amplios, música ambiente agradable, soporte vital garantizado y una temperatura acorde con las necesidades del humano medio. Se nota que esta gente odia el mundo exterior.

[2] ¿Cómo llegas desde O’Donell? Simple. Te situas en la aguja mirando en diracción al rio, tomas la calle de tu izquierda y la segunda calle que cruces es Gardiner Street. No hay forma de perderse, ya que verás el hostel/taberna O’Neills es una esquina.

[3] Había otra habitación en el sótano y estaba ocupada por chavales jóvenes y fiesteros con poca pinta de irlandeses. Si es que en el continente nos dan igual las vistas mientras podamos hacer botellón.

[4] Fútbol galéico: fusión violenta de fútbol (por el balón y el campo), rugby (por las porterías y el marcador), balonmano (por la necesidad de botar la pelota cada cuatro pasos) y la lucha callejera tailandesa (por que no existen faltas ni infracciones).

2 comentarios:

Kaoru Chan dijo...

Ains, es una pena que les hayan tocado días feos en Dublín, pero miralo por el lado amable, pudiste comprobar que tu impermeabilidad contra el agua está intacta ya que no te oxidaste cuando tu cara o tu boca se mojaron con la lluvia xDD
Y vaya habitación! asi estaba cuando entraron?? es que encuentro que es una falta de respeto, vamos, que más encima están pagando por el lugar, pero bueno, al menos tenían tele ^^
Te fijaste que en la foto donde sale Valeria y David junto al bar el tio de atrás quedo mirando? se puso justito pa la foto xDD y me encanto leer que dijera ¡Heineken!
Y que decir de la foto donde sales tú,si es cosa de ver como te cambia la cara al momento de tener un vaso en la mano, sufres una mutación xDD
Ya me dio sed...
La canción y la historia de Molly me ha dado un poco de pena, logre entender un poquitillo de la letra, lo que si, me dio asquito ver al tipo que canta ahi todo sudoroso, al menos se hubiera cambiado la camisa ahhgg x_x
Espero ver y saber más sobre todo de lo que fue de la visita al Olimpo de Guinness :babas:

Besiños y un fuerte abrazoo
Gracias por compartir tus experiencias cielo (*^^*)

Endorfina dijo...

jo, la primera costo...si que costo...pero ya despues entro como aguita y se volvio adictiva jajaja, esa guiness si que era una comida completa!! XD

Y si Caro, la habitacion estaba detras de escaleras y cajas y madre y media...y la ducha ni te cuento, te volteabas para agarrar el jabon y la puerta se abria jajaja, pero salio relativamente economica que era lo que contaba ;)

Beijinhos!!